La cleptocracia tiene muchas formas en su práctica. En lo que hoy es Bolivia se implantó en tiempos coloniales bajo la forma de la mita y la encomienda. Los encomenderos se hicieron de territorios y de sus habitantes, desde entonces existen las ideas que unas personas tienen derechos sobre otras, esa es la mentalidad colonial, que desde noviembre de 2019 se han manifestado abiertamente.

Nunca este pensamiento racista desapareció en Bolivia y el resto de América, sino que logró camuflarse con diversos discursos, el “hermano campesino” del nacionalismo revolucionario o el discurso del “compañero” desde la izquierda.

Los académicos trataron de camuflarlo bajo el discurso “Pluri-multi”, pero ni los intentos más piadosos o intelectualizados frenaron la crudeza del discurso de “salvajes” proveniente de un gobierno de facto, que con la misma mentalidad está imponiendo la política de los nuevos repartimientos y encomiendas, el ejemplo más evidente es la Cancillería, esa encomienda manejada por el clan Longaric.

(más…)