Etiqueta: Paralización de la inversión pública

Es conocida la frase “como el perro del hortelano”; no come ni deja comer, no hace ni deja hacer. Esta parece ser la conducta del actual gobierno de facto de Jeaninne Añez.

Son varias las obras terminadas o por terminar del gobierno de Evo Morales que la actual dictadura se niega a inaugurar o terminar. Los hospitales de tercer nivel de Montero, Potosí, Cobija, Sucre, Villa Tunari, Oncológico y Materno Infantil de Tarija, Yacuiba, El Alto Sur y Norte, Achacachi y varios hospitales de segundo nivel a lo largo y ancho del país, son ejemplo de la mezquindad de la dictadura al no querer inaugurarlos o terminarlos, sólo porque fueron construidos por el gobierno del MAS. Conducta criminal de los golpistas contra la salud de los bolivianos y –más aún– en este tiempo de pandemia y la necesidad urgente de estos centros de salud.

(más…)

NUESTRA PALABRA No 5

Las organizaciones urbanas de sectores profesionales, sociales y territoriales de todo el país,
preocupadas por la pésima gestión gubernamental de presidenta de facto Jeanine Añez, excediendo sus atribuciones como gobierno transitorio, expresamos nuestro malestar y desacuerdo pleno con las
acciones y medidas que implementa, dirigidas a destruir el modelo económico plurinacional y las
conquistas sociales logradas durante muchos años de lucha incansable por el pueblo boliviano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó al Gobierno de facto que las medidas para controlar el brote del COVID-19 guarden equilibrio entre proteger la salud, minimizar el impacto económico-social y respetar los derechos humanos. Si bien la cuarentena era necesaria para preservar la vida y la salud de los bolivianos, no obstante, ellas no estuvieron acompañadas con una estrategia para paliar el hambre de los más empobrecidos y tampoco de una estrategia para proteger el aparato productivo formal e informal, sin ningún plan de contención y menos de recuperación económica. Desde su inicio, el manejo gubernamental de Añez en lo económico fue y es absolutamente irresponsable y arbitrario, con tendencia clara a destruir el modelo económico plural con el que Bolivia gozaba de estabilidad y podía enfrentar a los embates de la economía global en crisis.

Ni bien consolidado el gobierno de facto, las empresas estatales comenzaron a sufrir el desmantelamiento, corrupción y saqueo de sus recursos. Esta restauración neoliberal se traduce en la inexplicable paralización de la inversión pública y privada. Se ha detenido la producción en las empresas estratégicas, como la planta de Urea de Bulo Bulo o la del Mutún. Se ha paralizado y dejado impagos los proyectos de desarrollo nacional y regional, como el Tren Metropolitano en Cochabamba. El sabotaje interno y corrupción en la administración de BOA, ENTEL y YPFB es tan agudo que las ha generado grandes pérdidas o las ha puesto al borde de la iliquidez. Es de este modo que la presidenta – candidata Añez encaminan al país una crisis y recesión inminente cuya reactivación opte por el camino peligroso de la privatización de las empresas de los bolivianos.

(más…)