La política, las ideologías, el compromiso militante, han sido devaluadas, no es una casualidad o el fin de la historia, sino una estrategia política para concentrar el poder y retornar a los tiempos de la monarquía o la concentración total del poder. En esa medida la despolitización de las sociedades, es un fenómeno mundial.

La concentración del poder solo es posible cuando se aleja al ciudadano del Estado, ese fenómeno se intensificó en Bolivia a partir del año 1985, con el llamado ajuste estructural. La llamada “relocalización” aniquiló físicamente a la denominada “vanguardia proletaria” concentrada en los trabajadores mineros.

(más…)