La aparición de la enfermedad del coronavirus ha creado en el mundo entero una situación de inestabilidad y zozobra tanto política, económica como epidemiológica, pues la violencia de esta enfermedad no la enfrentamos desde hace muchos siglos atrás.

Ahora en pleno Siglo XXI, después de haber conseguido un gran crecimiento económico, progresos científicos y tecnológicos en el orbe, se ha evidenciado que los países, aún los más ricos, no estaban preparados para enfrentar este mal. Con la pandemia se hacen más visibles los enfoques erróneos de crecimiento al infinito, prefiriendo la acumulación y la ampliación del capital antes que pensar en las personas, en su bienestar y en el cuidado de la vida, pues salta a la vista las grandes desigualdades y la injusta distribución de la riqueza.

Los resultados catastróficos de este virus, nos hacen pensar en la necesidad de cambiar de paradigma. Se debe trabajar por el decrecimiento de sectores considerados clave como son las extractivas del petróleo, gas, minería, o las inversiones en publicidad, en producción de armas y en otros sectores que no benefician a la gente.

(más…)