Etiqueta: Sistema Único y Universal de Salud

Un año perdido resulta en la historia de Bolivia verdaderamente catastrófico. El golpe de Estado de noviembre del 2019 no sólo significó la violación de la democracia; la instauración de un gobierno de facto permitió a los golpistas hacer y deshacer diversas iniciativas del Estado Plurinacional, en su ánimo de retorno a la vieja república neoliberal.

Una de las afrentas que ha enfurecido al pueblo boliviano ha sido precisamente el tratamiento de la pandemia. Negociados con la salud pública equivalen, en la práctica, a negociar con la vida de inocentes ciudadanos, cuyos impuestos se fueron a los bolsillos de los ministros de turno designados por Jeaninne Añez para cometer fechorías de diversa laya. Los resultados se vieron en poco tiempo: personal médico sin los mínimos equipamientos para atender a pacientes contagiados por el Covid; contratos millonarios con hoteles de lujo que nunca nadie supo cuál era el objetivo, si es que lo hubo; falta de personal médico en muchos hospitales y centros de salud, mientras paradójica y aviesamente se descalificaba a los cientos de médicos formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba y Venezuela; y un largo etcétera que no vale la pena rememorar.

(más…)

El incremento de casos de contagio con corona virus y su virtual concentración en los departamentos de Beni y Santa Cruz, forman parte de las múltiples aristas que tiene el pésimo tratamiento de esta pandemia en el país. Cada día, la prensa amordazada y autocensurada da cuenta de nuevos casos, tanto de contagio como de desenlace fatal, desmintiendo los supuestos logros y avances con que quiere hacer campaña electoral la autoproclamada presidenta. La dictadura de Jeaninne Añez, Carlos Mesa y Fernando Camacho coadyuva al empeoramiento de la situación con una pésima gestión salpicada por negociados y chambonadas que dejan al descubierto la esencia misma de un gobierno hecho por el imperialismo yanqui sin más propósito que alinearlo a sus políticas de dominación en su “patio trasero”.

Una primera pésima señal fue el cambio de ministro de salud, en medio de la crisis. No es que el anterior fuera una lumbrera ni mucho menos; es también parte de esa rosca de galenos que no vaciló en sabotear de manera permanente, salvaje e irresponsable, todo intento del gobierno popular y democrático de Evo Morales por reestructurar los servicios de salud en el país. Recordemos las huelgas por días, semanas y meses que dejaban a los pacientes a la intemperie del servicio, apoyadas por una muy bien financiada y orquestada campaña que se sintetizaba en la consigna “yo apoyo a mi médico”. En ese entonces, la “dictadura” de Evo, como todavía sostienen algunos despistados pititas, buscó de manera incesante el diálogo y la concertación, convencido de la buena fe de los galenos privilegiados que se escudaron y se escudan detrás de los colegios médicos.

(más…)

La aparición de la enfermedad del coronavirus ha creado en el mundo entero una situación de inestabilidad y zozobra tanto política, económica como epidemiológica, pues la violencia de esta enfermedad no la enfrentamos desde hace muchos siglos atrás.

Ahora en pleno Siglo XXI, después de haber conseguido un gran crecimiento económico, progresos científicos y tecnológicos en el orbe, se ha evidenciado que los países, aún los más ricos, no estaban preparados para enfrentar este mal. Con la pandemia se hacen más visibles los enfoques erróneos de crecimiento al infinito, prefiriendo la acumulación y la ampliación del capital antes que pensar en las personas, en su bienestar y en el cuidado de la vida, pues salta a la vista las grandes desigualdades y la injusta distribución de la riqueza.

Los resultados catastróficos de este virus, nos hacen pensar en la necesidad de cambiar de paradigma. Se debe trabajar por el decrecimiento de sectores considerados clave como son las extractivas del petróleo, gas, minería, o las inversiones en publicidad, en producción de armas y en otros sectores que no benefician a la gente.

(más…)