Censura a ministros, censura a un gobierno golpista

Foto: Internet

Tras un largo periodo de un aparente reflujo en las acciones de los miembros de la Asamblea Legislativa se entró de lleno con la censura a los ministros de la presidenta de facto Jeanine Añez, que tras destituir a su ministro de Defensa lo vuelve a poner en el cargo como un acto de burla a la Asamblea Legislativa y la propia Constitución.

Pero por encima de ello, los asambleístas con esa acción valerosa, están dispuestos a poner el pecho exigiendo ahora la interpelación a otros del ejecutivo. Para ello, ya se tiene programada la interpelación a ministerios como de Desarrollo Rural, de Comunicación, Obras Públicas, de Gobierno y Relaciones Exteriores entre otros.
Y más allá de las censuras que, con buen criterio político de los asambleístas, están decididos a desmontar las acciones antidemocráticas del gobierno golpista. Detrás de ese escenario de censuras en las últimas horas comenzó a cobrar fuerza en las redes sociales una campaña contra la presidenta de facto Jeanine Áñez, de quien tres legisladoras, dicen “yo la conozco”, para cuestionar su falta de palabra y denunciar su gestión de gobierno.

Las diputadas Fernanda San Martín, Micaela Nina y Lourdes Millares, de Unidad Demócrata (UD) de la que Áñez fue parte mientras fue senadora y que ahora sustenta su alianza electoral Juntos, grabaron un video en el que una a una cuenta cómo actúa la mandataria transitoria.

“Yo la conozco de hace años, ella dice una cosa y hace otra”, comienza diciendo San Martín, quien protesta por el doble rasero de Áñez en su campaña por el medio ambiente. “Ella y su entorno han apoyado las leyes en contra del medio ambiente que ocasionaron los incendios en la Chiquitanía”.
Luego interviene Nina: “Yo la conozco. Ella prometió invertir en salud, pero en su ley no destinó recursos”. Se refiere a la propuesta que Áñez hizo de asignar el 10% del Presupuesto General del Estado (PGE), que finalmente no ocurrió y que fue delegada a los gobiernos subnacionales.
También la diputada chuquisaqueña Lourdes Millares cuestiona la falta de palabra de la mandataria. “Yo la conozco, ella prometió que no iba a ser candidata a la Presidencia y rompió su promesa”.
San Martín recuerda que Áñez prometió no usar recursos del Estado para su campaña “y lo está haciendo”. La candidatura de Áñez fue cuestionada desde las mismas fuerzas contrarias al Movimiento Al Socialismo (MAS). Mesa fue el más duro, al señalar, por ejemplo, que la postulación de la mandataria valida la tesis del golpe de Estado en el país o que el país se encuentra camino a un “nuevo fraude”.

Pero no se trata solo de representar como única actora a Jeanine Añez, porque el golpe del pasado año vino estuvo impulsado por sus operadores principales, sus aliados de los partidos, antes opositores al gobierno de Evo Morales, los cívicos, la policía, las FF.AA, es la misma Iglesia Católica Jerárquica, son los medios de comunicación aliados quienes deben también ser censurados por la manera cómo se planeó y ejecutó el golpe.

Esa censura está siendo expuesta en escenarios internacionales como la CIDH, mediante la Defensoría del Pueblo, quien advirtió que en Bolivia continúa la violación de derechos y la violencia excesiva; además precisó que ninguno de los acuerdos de paz firmados en diciembre pasado fueron cumplidos por el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez y llamó a la CIDH a enviar el Grupo de Expertos (GIEI) para seguir con la investigación de los sucesos de octubre y noviembre.

Diversos colectivos y organizaciones sociales han dejado el miedo al fascismo, las señales son claras: la rechifla a la presidenta de facto en la ciudad de El Alto y también en centros urbanos de Cochabamba, las concentraciones masivas por parte de binomio del MAS, son la demostración palpable del ocaso del golpismo.
Aunque a veces las acciones temerarias de la presidenta de facto o del propio Ministro de gobierno pretendan imprimir el terror para “limpiar” el escenario electoral y pretender legalizar ese golpe que, a los ojos del mundo ha quedado desnudado en todas sus miserias, estaremos en vigilia y con la frente en alto para continuar censurando al golpismo.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *