Etiqueta: Juramento Hipocrático

Un sector de la dirigencia médica, encabezado por Luis Larrea García, como parte de su campaña electoral a la Alcaldía de La Paz, pretende nuevamente iniciar una huelga en el sector salud, pretextando oposición a una Ley aprobada por nuestra Asamblea Legislativa Plurinacional para normar el funcionamiento del sector en momentos en los que el país atraviesa por una agudización de la pandemia del COVID 19. La medida de ese sector de derecha, que mantuvo silencio cómplice durante la dictadura de Jeaninne Añez, es un claro atentado criminal contra el pueblo que requiere de una atención especial en tiempos de pandemia.

(más…)

Hipócrates fue un famoso medico griego que nació casi quinientos años antes de Cristo. Observador acucioso del organismo humano, es el más célebre de los médicos del mundo; no sólo por sus conocimientos en una época de escaso desarrollo de la ciencia médica, sino por su amor al prójimo procurando evitarle sufrimientos y por su respeto a la vida humana. Inspirado en ese ejemplo, en 1948 se redactó el juramento apodado “hipocrático” en una convención realizada en Ginebra, Suiza; una suerte de compromiso que es prestado por los profesionales que se gradúan en esa rama. Es cuando solemnemente repiten el texto siguiente: “En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. … Tendré absoluto respeto por la vida humana”.

En las postrimerías del gobierno de Evo Morales, el pueblo boliviano fue víctima de una de las más criminales y largas huelgas que se recuerdan en la historia moderna: a título de mejores condiciones de trabajo y otras demandas, los médicos negaron el servicio a miles de pacientes, olvidando el juramento realizado. Una millonaria campaña adornaba las vitrinas de negocios elegantes, autos último modelo y centros privados de salud, con la consigna “Yo apoyo a mi médico”. El pretexto encubría su férrea oposición a que el país contara con un Sistema Único de Salud (SUS) que pretendía aminorar las abismales diferencias en la calidad de los servicios de salud, hasta ahora basados en una estructura de seguros gremiales absurdo. Tan pronto fue derrocado Evo, desaparecieron como por ensalmo todas las preocupaciones y reclamos de los galenos, que retornaron mansos y tranquilos a sus fuentes de trabajo. Ya habían cumplido su parte en el complot made in USA para sacar del poder al irreverente indio que afirmaba que la salud es un derecho humano y no una mercancía.

(más…)