Etiqueta: Guerrilla del Che

“No soy del MAS, el MAS es mío” 
E.R.S.

No fue casual la tormenta eléctrica que acompañó tu partida. Era el homenaje de tus fuerzas pares, pues tenías la misma energía de Illapa, el dios andino del Rayo.

Muchos lloramos el saber que no tendremos el contacto cotidiano para compartir noticias, análisis político o información geopolítica que se produce a diario en el planeta. Sin duda extrañaremos ese ritual que nos hacía tan camaradas, compañeros, tan hermanos. 

(más…)

No hay muerto malo ni novia fea, dice el adagio popular. Pues esta vez, Chato Peredo hará la excepción: fue malo, implacablemente malo, con sus adversarios políticos. Y lo expresó en diversas polémicas que sostuvo con diferentes personajes. Muchas de ellas han sido recogidas en sus escritos, y reflejan al personaje histórico que estuvo siempre identificado con la Revolución Cubana, con Fidel y el Che. Pincelazos de su vida han sido guardados en un libro autobiográfico al que tuve el honor de prologar.

Entre sus muchísimos enfrentamientos, es memorable aquel que sostuvo con Regis Debray. Por aquel entonces, el francés borraba con el codo su Revolución en la Revolución, para escribir su Adios a las armas. Chato ya intuía que ése sería apenas un estadio en el recorrido desertor que protagonizó el teórico que acompañó al Che en los inicios de la gesta guerrillera de Ñancaguazú. Y no se equivocó.

(más…)

Chato Peredo nació un 4 de febrero de 1941 y creció en Trinidad, Beni. Relata él mismo que “En ese ambiente montaraz me crie los primeros años, en compañía de mis hermanos mayores Antonio, Gatty, Inti y Coco. Fui el menor de los Peredo (me llamaban «Zurrapa», denominativo común en la región para el hijo último de las numerosas familias); y para no parecerlo, intentaba imitar en todo a los mayores. Fueron precisamente Antonio, Inti y Coco quienes me inculcaron los ideales de justicia, solidaridad y socialismo desde la infancia; no sé cómo ni cuándo, pero ya era conocido que los hermanos Peredo del Beni fuesen identificados como guerrilleros”.

Recuerda Chato que sus primeras enseñanzas revolucionarias las tuvo de niño. Tenía apenas diez años de edad cuando se fundó el Partido Comunista de Bolivia. “En Trinidad, mi hermano Antonio fue fundador del Partido Comunista de Bolivia (PCB); siendo dirigente a ¡los 14 años! Inmediatamente a la fundación, el Partido se formaba por dos vertientes; una liderada por Hernán Melgar, a quien apodábamos «Bigote», y la otra por mi hermano, un adolescente que apenas salía de su etapa de mocoso. Obviamente, los tres Peredo –Antonio, Inti y Coco– formaban parte de la aguerrida militancia; yo era la cola y entonces me oponía a los trajines de mis hermanos por las preocupaciones que originaban en mi madre”.

(más…)

“Hoy comienza una nueva etapa” Con estas palabras Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como el “Che” iniciaba una lucha guerrillera en territorio boliviano, una guerra que tuvo sus defecciones, traiciones y muestras de inmenso sacrificio y compromiso como el de Simón Cuba (Willy) tratando de poner a salvo al Che, en lo que sería su última batalla.

La historia de la Guerrilla boliviana, es la síntesis de la historia de Bolivia, llena de mucho sacrificio, pero con traiciones y debilidades ideológicas que terminan dejando el destino del país en las peores manos.

(más…)

El aniversario del cumpleaños de Fidel Castro es una ocasión pertinente para recordar al líder revolucionario cubano y continental, que no pudo ser derrocado por la primera potencia militar y económica del mundo, los Estados Unidos de América. El Comandante sobrevivió una a una a todas las administraciones, tanto demócratas como republicanas.

Un repaso arbitrario a esa fascinante historia –basado en recuerdos y sentimientos que se agolpan al contemplar la imagen del guerrillero de la Sierra Maestra, estadista y conductor de pueblos– nos remite a ese documento esencial para la conciencia latinoamericana, que es la Segunda Declaración de La Habana. En ese magistral texto, tanto Fidel como el Comandante Ernesto Che Guevara describieron descarnadamente la dramática situación de nuestro continente, cuya suerte no era casual: ella estaba y está signada por la injerencia norteamericana, cuyas doctrinas unas veces llamadas “de seguridad nacional”, otras “antiterroristas” y otros eufemismos, han marcado la suerte y el destino continental, jalonado por golpes de Estado y dictaduras militares made in USA, con el propósito deliberado de “evitar otra Cuba en Latinoamérica”.

(más…)