Carlos Mesa representa la oligarquía señorial, aquella que entrada en desgracia mantiene el boato de la aristocracia boliviana cuya raíz se encuentra en la soldadesca europea que sometió a los pueblos del Tawanti Suyu. En cambio Luis Fernando Camacho es un producto de la oligarquía regional modernizada y que juega a la política desde su posicionamiento económico territorial. Estos representantes del liberalismo económico no tienen

Leer mas...