Etiqueta: Gualberto Villarroel

La memoria colectiva al paso de más de 70 años, nos permitirá refrescar un episodio trágico pero a la vez glorioso de lo que fueron los últimos días antes de la muerte de Gualberto Villarroel en 1946, cuando conozcamos su obra póstuma: ‘Villarroel: un anhelo truncado’, de su autor Gustavo Rodríguez Ostria, quien ya no está con nosotros.

(más…)


En las redes sociales de manera insistente, se leen estas opiniones: “¡Hasta cuándo vamos soportar que nos roben de frente! ¡Por qué seguimos aguantando este gobierno saqueador!” Y es que el gobierno ha demostrado un descaro total a la hora de honrar los diez mandamientos de una biblia que sólo fue un adorno en manos blasfemas.

Por otra parte, estos lamentos que no conducen a nada, se convirtieron en reproche cuando las organizaciones de pueblos originarios decidieron desalojar del Palacio Quemado a los “sepulcros blanqueados”, de quienes la Biblia sentencia: “¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que son como sepulcros blanqueados. Por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de podredumbre. Así también ustedes, por fuera dan la impresión de ser justos, pero por dentro están llenos de hipocresía y de maldad.”

(más…)

El titulo de la columna, es una frase extractada de una conferencia que diera Augusto Céspedes (el Chueco), el 24 de julio de 1973 en el instituto de Investigación y Capacitación Política “Carlos Montenegro”.

En esta conferencia titulada La táctica del golpe del 21 de julio de 1946 Augusto Céspedes caracteriza a la oligarquía en Bolivia como el grupo social y económico que “se mantiene en el poder mediante la violencia, una violencia sistemática y metódica” de élite y casta que además “asimilaba todo aquello que se llamaba revoluciones; las neutralizaban o las absorbían y continuaban mandando sin mayor preocupación”.

En esta misma conferencia hace referencia a esa democracia falsa y entreguista denunciando los abusos de la casa Grace, la Railway, las compañías molineras y las grandes empresas mineras.

Argumenta que el gobierno de Gualberto Villarroel, el presidente derrocado y asesinado en un farol de la plaza Murillo ese aciago 21 de julio, era acusado de nazi fascista, por exigir mejores precios para el estaño que se vendía a los EEUU y sus aliados a precio de gallina muerta. Calcula en bases a estudios realizados entonces por Fernando Baptista, que Bolivia había regalado 600 millones de dólares de entonces para la defensa de la civilización occidental.

(más…)