Etiqueta: Washington

Una muy sonada caravana de opositores ha marchado a Washington a pedir, dizque, el respeto a los derechos humanos en Bolivia, que estarían siendo violados por el gobierno democráticamente electo. Han anunciado visitas a organismos parcialmente preocupados del asunto –sólo se ocupan de supuestas violaciones a derechos humanos en Cuba y en Venezuela– y a congresistas influyentes en el Capitolio.

(más…)

Fiel a su estilo, Carlos Mesa reaparece –video mediante– para dar su palabra ante la crisis que vive la dictadura. E inicia su speach afirmando que, si hubiera que elegir una palabra para este histórico 20 de mayo de 2020 en el que él nos habla, el vocablo elegido seria “decepción, gran decepción”. No es para menos, pues la dictadura presidida por la autoproclamada Jeaninne Añez debería ingresar, con méritos sobradamente propios, al libro de records de Guiness por la cantidad de delitos cometidos en ejercicio de gobierno, en un tiempo histórico extraordinariamente corto. Y don Carlos Mesa, junto a Luis Fernando Camacho, el otro padre putativo de la dama encumbrada, no puede menos que sentir decepción.

Fiel a su estilo periodístico, se conforma con lanzar algunas preguntas sobre lo que está pasando. Y se cuestiona si la presidenta se enteró del escándalo de la compra de los famosos respiradores que ahora no la dejan ni respirar, por la vía de las redes sociales o por qué medio. Vaya preocupación de don Carlos Mesa; similar a la de cualquier padre que teme por los malos pasos que va dando la hija a la que cree haberle dado vida política, como si los verdaderos padres de este engendro fuesen ángeles asexuados y no demonios que hacen cumplir las órdenes que vienen desde Washington.

Carlos Mesa, fiel a su estilo, está convencido de que es el tiempo de mostrarse como un papá bueno. Como tal, entiende que no todo es culpa de la pobre e inocente señora. Tiene ella nada más ni nada menos que enfrente a los verdaderos jinetes del Apocalipsis, encarnados en el MAS. Y arremete a renglón seguido contra la “violencia criminal” de los seguidores de Evo Morales.

(más…)

Con inusual rapidez y eficiencia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha procedido a conceder préstamos a, hasta ahora, once países de América Latina. Los gobiernos que han solicitado tal asistencia financiera, lo hacen en nombre de la emergencia del corona virus y la necesidad de disponer de fondos que permitan rápidamente combatir la pandemia… dizque. Todo indicaría que dicho organismo, de triste fama en la región, habría finalmente adquirido un compromiso con los pobres países que han sido viralmente castigados.

Uno de los primeros y solícitos gobiernos que ha estirado la mano ha sido la dictadura de Jeaninne Añez, Carlos Mesa y Fernando Camacho. Nuevamente, como en vergonzosas épocas que creíamos superadas, ha mostrado el muñón de país mendigo, que requiere de la urgente asistencia de la cooperación internacional. Y el FMI, benévolo como siempre con los gobiernos que le son sumisos, ha admitido sin mucho trámite la solicitud.

No ha sido la misma respuesta con los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. Ambos gobiernos, confiados en que la buena fe primaría esta vez ante la emergencia mundial que ha despertado solidaridades impensadas y ratificado tozudeces imperiales, pensaron que dichos recursos estaban al alcance de quienes verdaderamente los necesitan. Venezuela, por ejemplo, un país castigado de manera inmisericorde por la decisión de los halcones de Washington de defenestrar al presidente Nicolás Maduro a como dé lugar, se encuentra agobiada por un cerco muy parecido al bloqueo económico que mantiene Estados Unidos sobre Cuba, desde hace siete décadas. El verdadero rostro del FMI –es decir, aquel que refleja qué intereses representa, de dónde vienen esos recursos y para qué sirven– se puso de manifiesto ante la también inmediata y oportuna negativa a ceder un solo centavo a regímenes que no son del agrado de Washington.

(más…)