Etiqueta: Whipala

Texto escrito para Nuestra Palabra

Los actos fascistas y de racismo del pasado 24 de septiembre en Santa Cruz y los que se derivan del golpe de noviembre de 2019 en relación a la wiphala no son aislados, o meramente simbólicos, debemos ubicarlos en el marco de una histórica lucha política, ideológica, y simbólica, porque detrás de esta lucha aparentemente simbólica hay nefastos intereses e intenciones frente a los cuales debemos estar en completo estado de alerta. ¿Pero entre quienes es esa lucha?

(más…)

En un momento histórico de Bolivia, el proletariado minero se convirtió en el actor principal de la conquista de derechos, las ciudades capitales como Potosí y Oruro, y sus habitantes, se convirtieron en baluartes de lucha y rebeldía. Las oligarquías ligadas a la gran minería y el comercio, tuvieron una adecuada lectura de la fuerza del proletariado minero y tomando sus belices y capitales migraron al oriente del país, al departamento de Santa Cruz, los apellidos y fortunas de los primeros croatas migrados a Oruro ahora tienen su territorio en Santa Cruz, de igual manera muchas familias potosinas ligadas a la minería se asentaron en Santa Cruz aceptando las reglas de una sociedad creada y formada por esas elites que controlan todos los mecanismos de reproducción de la sociedad.

(más…)

Los símbolos patrios no fueron únicos ni completamente representativos en la República de Bolivia. Inicialmente, la bandera nacional fue creada un 17 de agosto de 1825. La historia reseña que la Asamblea Legislativa de ese entonces estableció que la bandera nacional «será bicolor, verde y punzó; el campo principal será punzó, y a uno y otro costado irán colocadas dos fajas verdes del ancho de un pie; sobre el campo punzó se colocarán óvalos verdes, formados de ramas de olivo y laurel, uno en el medio y cuatro en los costados, dentro de cada uno de estos óvalos se colocará una estrella de color de oro». El vocablo “punzó”, ya en desuso, describe al rojo muy vivo que caracteriza la franja superior de nuestra actual bandera.

Posteriormente, a menos de un año de su estreno como emblema nacional, el 25 de julio de 1826, se decidió cambiarla por otra, cuyos colores originales se conservarían poniéndose en lugar de las cinco estrellas de oro, una faja amarilla superior, y las armas de la República al centro, dentro de dos ramas de olivo y laurel”. No se conoce con exactitud los motivos de dicho cambio.

(más…)

Cuenta la historia que, en el año 64 de la era cristiana, acaeció un gigantesco incendio en la ciudad de Roma, por entonces, la capital del imperio y una de las ciudades más importantes de aquella época. Eran tiempos en los que los cristianos –aquellos verdaderos y no los que ahora, tras ese nombre, llevan la biblia al Palacio Quemado para disimular sus crímenes– eran perseguidos sañudamente, como campesinos y pobladores de las barriadas de nuestras ciudades. Estoicos, resistían la represión, organizándose tras la palabra de Jesús, el Nazareno, que había proclamado subversivamente su simpatía por los pobres y explotados de esa y de todas las épocas.

(más…)

Los sacrificios han sido constantes en la historia, unas veces para aplacar la furia de los dioses, otras para rendir pleitesía. El sacrificio más famoso es el de Jesús de Nazareth, un sacrificio para salvar a una comunidad de hombres y mujeres.

En este gobierno se ha sacrificado a una pieza de su maquinaria, figura muy discutida y con afanes histriónicos para conseguir popularidad, pero este sacrificio obedece a un fortalecimiento de la familia presidencial.

El alejamiento del señor Rafael Quispe no tiene el acento político de ajustes para mantener la imagen de solidez de un gobierno que se resquebraja muy rápidamente, es una más de las nieblas que pretender empañar la opinión del ciudadano de a pie que cada día se enfrenta a los atropellos a la dignidad humana.

(más…)