Etiqueta: Política boliviana

Todos los domingos los feligreses de Santa Cruz y del país, soportan los sermones (homilías) del cura Sergio Gualberti, quien con el báculo en la mano, ordena las conciencias de acuerdo a los intereses de los conglomerados económicos regionales.

Es innegable que la jerarquía religiosa (católica y evangélica) se encuentra, políticamente, al servicio del encubrimiento del “modelo cruceño de saqueo”, pues ningún sermón ha cuestionado este pecado. Es más, son los propios medios de comunicación privados que amplifican esos discursos como si fuera la única “palabra de Dios”.

(más…)

En diversas ocasiones, he escuchado que al vocablo “empresario” se le añade algún adjetivo calificativo, a manera de cortar el café con leche para atenuar su sabor. Entonces, nos dicen, se trata de un empresario “progresista”, “de izquierda”, “comprometido” y otros por el estilo. Nada más falso. No hay empresarios de derecha ni empresarios de izquierda, hay sólo empresarios. Es decir, individuos que realizan cualquier actividad económica con la única finalidad de lucrar; y que cuando mayor es el lucro, más exitoso aparece ante sus pares. Un empresario de éxito es aquel que sabe invertir su dinero para reproducirlo a la brevedad posible.

(más…)

La prensa y las redes sociales se han llenado de noticias referidas a los candidatos posibles y seguros de las elecciones sub nacionales. Partido sin dueño –a diferencia de aquellos tradicionales de la derecha, que hicieran afirmar al fallecido Max Fernández que “hasta los ceniceros” eran suyos– el MAS IPSP es el que mayor polvareda levanta; entre otros, por el sonado caso de Eva Copa, ahora candidata a alcaldesa por otra sigla.

Lo cierto es que las designaciones han develado desagradables sorpresas, al catapultar como representación del partido político más grande e importante de la Bolivia contemporánea, a una caterva de oportunistas que podrían ser objeto de estudio de esa especie de saurios reptiles que tienen la facultad de cambiar la coloración de la piel de acuerdo a sus conveniencias. Entusiastas “pititas demócratas” que se movilizaron para promover el golpe de Estado de noviembre de 2019, fungen ahora de “leales”, “consecuentes” y furibundos azules, mostrando una flexible cintura que los ubica, además, como dirigentes de un proceso político con el que sólo tienen afinidad por las pegas que el poder depara. Huelga intentar una lista de nombres, pues este espacio periodístico no abastecería.

(más…)

Ha contestado Jerjes Justiniano a mi nota referida a su camaleonismo pero, como siempre, para no responder nada. Me atribuye desconocimiento de una parte sustancial de la historia de la política boliviana, para inmediatamente lanzar dardos ponzoñosos contra la figura y la obra de Marcelo Quiroga Santa Cruz. Inútil faena. De Marcelo se acuerda el pueblo y es objeto de estudio y seguimiento no sólo de los muchos intelectuales honestos que abundan en nuestra América. Del que se autoproclamaba socialista, casi nadie…

Señala que “Marcelo Quiroga Santa Cruz fue un divisionistas de izquierda (sic!)…”, para, a continuación, tergiversar la historia y mostrar una faceta del líder socialista que no corresponde a su trayectoria: “Lo patriótico y lo responsable era estrechar filas en torno a la UDP sin embargo Marcelo no lo hizo, aunque primero le pidió al Dr. Hernán Siles Zuazo ser él el candidato…”. Con esta versión, Marcelo pasa a ser un politiquero de la misma calaña del autor del brulote; un simple interesado en ser candidato a como dé lugar, a negociar y negociarse sin más ni más.

(más…)

Jerjes Justiniano, el “socialista” cruceño, ha escrito un brulote en el que, a guisa de título, se pregunta “¿Y los izquierdistas por quién votamos?”. La duda, por supuesto, no es de un militante revolucionario de izquierda, sino de alguien que, en nombre de ella, ha hecho un largo y zigzagueante camino en la política boliviana.

Empieza por señalar que el Movimiento al Socialismo (MAS IPSP) no es de izquierda sino un conglomerado indigenista populista, comparable, para citar sus propias palabras, con personajes históricos: “Belzu fue indigenista y Barrientos lo fue de corte popular por propia definición, ambos apoyados por indígenas y campesinos”. Ergo, los años de gobierno del MAS tuvieron, para el comedido “izquierdista”, las mismas masacres de mineros que ejecutó Barrientos en la noche de San Juan, la misma entrega de los recursos naturales a la voracidad de las empresas transnacionales, la misma política anti obrera… Esta confusión, al parecer extemporánea, no fue óbice para que aceptara dócil y servilmente, ser embajador del gobierno masista en Brasil, no sin antes haberse deshecho en loas al depuesto presidente Evo Morales.

(más…)