Etiqueta: Violencia de Estado

El uso de la fuerza pública del Estado para asesinar al pueblo es el límite de la democracia. El principio del “uso legítimo de la fuerza” que se atribuye el Estado, en realidad es la libre disponibilidad, para reprimir y masacrar al pueblo a quién deberían proteger.

Estas masacres amparadas en la ley, son una costumbre “democrática” en América Latina, gobiernos de turno que imponen políticas empobrecedoras para unos y de grandes fortunas para otros.

(más…)

Era inexplicable como el pueblo colombiano terminaba votando mayoritariamente por sus verdugos. Parecía que sufría una suerte de manejo de su voluntad más profunda en una especie de embrujo que le castraba su autodeterminación, que le coartaba su libertad, para entregarla a una casta terrateniente, narcotraficante y autoritaria, ligada a proyectos e intereses radicados en los EEUU antes que Colombia.

Pero en la necesidad radica la libertad. El pueblo colombiano que está sufriendo cotidianamente violencia política mediante el asesinato de dirigentes sindicales, militantes ciudadanos, luchadores sociales, defensores de derechos humanos e intelectuales a partir del mayúsculo engaño denominado “proceso de paz”, no ha soportado un nuevo giro de tuerca, esta vez en el rubro económico, que a través de una Reforma Tributaria pretendía financiar la crisis de la oligarquía narco terrateniente, afectada por la pandemia y la crisis económica que asola la región.

(más…)

Si hay un factor que impele a las mentes autoritarias y retrógradas a cometer todo tipo de abusos y violaciones a los derechos humanos, ése es la impunidad. Sabedores de que el tiempo todo lo borra, que las urgencias del día a día almacenan en el fondo de la memoria el recuerdo de las atrocidades cometidas, actúan con el convencimiento de que nadie ni nunca, pedirá rendición de cuentas.

Lo sabía muy bien la dictadura de la autoproclamada Jeaninne Añez, que no deja de ser ya un triste recuerdo de la historia patria. Entre sus primeros actos, destaca el retorno de personajes que se encontraban con procesos judiciales de los que habían huido, poniendo fronteras de por medio. A los pocos que quedaban, entre ellos el entonces prefecto de Pando que tiene sobre su conciencia el asesinato de decenas de campesinos, hecho comprobado incluso por misiones internacionales que vinieron exclusivamente a hacer una investigación imparcial, se les dio el beneficio del sobreseimiento. Es decir, aquí no pasó nada; todo fue un invento de los masistas para encarcelar a sus opositores. ¿Muertos? No, señor, ninguno. Y los sobrevivientes de El Porvenir quedan con el sabor amargo de que su lucha por justicia queda en nada; que los culpables vuelven a gozar de su dinero mal habido y de su poder, para continuar con la explotación de sus semejantes.

(más…)

Sucre ha sido conocida como “capital del racismo” por los sucesos del año 2008, cuando ninguna organización ni autoridad pudo frenar los actos racistas contra representantes de pueblos originarios, desde ese momento la ciudad de Sucre tuvo manifestaciones racistas como el cuestionamiento a las imágenes de Zarate Willka en los billetes de 50 bolivianos.

Hoy la población de Sucre asiste a nuevos hechos violentos, pero por parte de grupos paramilitares que cuentan con la complicidad de la policía boliviana, para nadie es desconocido que el grupo paramilitar organizado en Cochabamba es el grupo de choque activo que tiene el núcleo golpista para generar hechos violentos, alentado por el propio gobierno a la cabeza de su ministro Arturo Murillo.

(más…)

Recientemente se hizo público un documento sobre la situación de Bolivia, elaborado por la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Harvard1. Es el resultado de seis meses de investigaciones, e incluye testimonios y entrevistas a más de doscientas personas. Señala que bajo el actual gobierno “…la violencia promovida o respaldada por el Estado, la limitación de la libertad de expresión y las detenciones arbitrarias, han contribuido a un clima de terror y desinformación que ha socavado el Estado de derecho y la perspectiva de unas elecciones justas y abiertas…”. Identifica además cuatro áreas en las cuales las actuales autoridades han violado derechos humanos:

(más…)