Etiqueta: Judicialización de la protesta

En la década del 70, las dictaduras militares que asolaron América Latina con la bendición de los Estados Unidos, implantaron el terrorismo de Estado para anular a los movimientos populares e impedir a la ciudadanía, el ejercicio de sus derechos elementales. Se denomina terrorismo porque, provocando terror en la gente, la inducen a mantenerse callada, a no reclamar por las injusticias, a no expresar sus ideas ni a organizarse por mejores condiciones de vida.

Esta estrategia de dominación y exterminio fue ideada por los gobiernos de Estados Unidos en su lucha contra el comunismo. Entonces acusaban a toda oposición de ser parte de la conjura soviética contra lo que graciosamente llamaban «el mundo libre».

(más…)

Pese a la censura impuesta a la prensa, no dejan de filtrarse a través de diferentes canales, las expresiones de protesta de la población humilde de Bolivia, en contra de los continuos desatinos de la dictadura de Jeaninne Añez, Carlos Mesa y Fernando Camacho. Esta vez, los medios masivos y los medios alternativos de comunicación no han podido ocultar, al menos, dos de las más recientes expresiones que son síntoma del cansancio nacional: los sendos bloqueos de pobladores de Quillacollo, Cochabamba y del norte de Potosí.

El conjunto de medidas impuestas a punta de bayonetas y amenazas de castigo divino por la dictadura no ha dado remedio a ninguno de los graves problemas que cotidianamente debe enfrentar la población, en particular, aquella de condición humilde, que se caracteriza por llevar el pan al hogar con el trabajo diario en el mercado, en el taller, en la carpintería, en la movilidad de transporte público, en el pequeño solar campesino, en la tienda de barrio…

(más…)

NUESTRA PALABRA No 2

Las organizaciones urbanas de sectores profesionales, sociales y territoriales de Cochabamba, preocupadas por la pésima gestión del Gobierno de facto y por su amenaza destructiva a las conquistas sociales logradas por el pueblo boliviano con mucho sacrificio, en legítimo derecho constitucional, expresamos que las elecciones son urgentes:

1. Por salud para todos

El régimen ha encerrado a la gente con medidas coercitivas, pero no ha tomado medidas sanitarias reales contra el coronavirus. Escasean los tests, y los pocos que hay parecen ser solo para privilegiados como familiares de ministros. Alquilan lujosos hoteles en vez de acondicionar los hospitales que estaban por entregarse y los ya existentes. La salud es parte de la vida y su protección es integral, pero no está asegurada para todos como debiera ser. El único plan del Gobierno frente a la pandemia es la represión, y sabemos que las balas y las botas no podrán nunca vencer a un virus. Mucho menos sucederá eso cuando no han sido capaces de equipar ni capacitar a médicos ni enfermeras, como tampoco a las Policía ni a las Fuerzas Armadas, contándose ya varios fallecidos entre trabajadores de la salud y uniformados, entre el más de un centenar de dolorosas pérdidas.

2. Por la legitimidad y legalidad

Nadie votó por Jeanine Áñez. Por ello Bolivia es inestable desde el golpe de Estado. Es necesario contar con un Gobierno elegido democráticamente para enfrentar las múltiples crisis que sufrimos desde octubre, como son la política, la pandémica, la económica y la alimentaria, que solo hallan como respuesta la violenta represión de una a administración que se dice transitoria. Únicamente autoridades que cuenten con la legitimidad de las urnas podrán enfrentar la calamitosa situación que sobreviene, para la que asimismo se precisa la legalidad que ha sido vulnerada por la ambición de prorroguismo. La norma aprobada en la Asamblea Legislativa refleja el sentido de la Constitución, y eso lo sabe incluso el Tribunal Electoral que ha decidido respetarla.

(más…)

La estrategia de dominación continental de la era Trump se caracteriza por estar signada de una visión proteccionista de corte nacionalista extremo orientada a potenciar el desarrollo del capitalismo industrial, a diferencia de mas de 30 años de gobiernos norteamericanos con dominio del capital financiero y comercial, los llamados neoliberales.

Este dato es fundamental para comprender la pugna entre capitalistas producto de la cual, sectores igual de reaccionarios del capitalismo financiero y comercial, buscan defenestrar a Trump del poder. También sirven para comprender las variantes geopolíticas de dominación continental.

En ese contexto, el concepto de territorialidad producto de la división del mundo posterior a la segunda guerra mundial, enfoca a América Latina como área de dominación y control para la seguridad interior norteamericana. Así también la concibe como su área de producción de comodities y materias primas baratas para su desarrollo industrial (petróleo, gas, minerales estratégicos, tierras raras, etc.)

(más…)