Etiqueta: Sistema capitalista

Durante los últimos días, formidables movilizaciones en suelo chileno reflejan la decisión de las grandes mayorías por echar abajo el andamiaje construido por la dictadura de Augusto Pinochet y consolidado por los diversos gobiernos neoliberales que han explotado al pueblo para beneficio del imperialismo yanqui. Producto de esas jornadas de lucha, se ha lamentado un nuevo asesinato de un humilde trabajador de la calle a manos de las fuerzas de carabineros.

(más…)

El agua es la sangre de la Madre Tierra que alimenta a todos los seres, por lo tanto, el agua no puede comercializarse, no puede estar en manos privadas, porque el acceso al agua es un derecho de los pueblos, es un derecho que tiene nuestra Madre Tierra para producir los alimentos que nos garantizan una Alimentación Digna y con Identidad.

Desde la sabiduría ancestral el agua es la fuente de vida que debe ser respetado y preservado por los pueblos del mundo, para evitar que el capitalismo, el imperialismo, menosprecie su valor vital, su calidad de bien social y cultural, y su vinculo sagrado con la Madre Tierra.

(más…)

La contradicción fundamental en el capitalismo se da entre los dueños del capital y los trabajadores. En todo hecho productivo de mercancías, los primeros basan su conducta en la acumulación de la plusvalía generada por los trabajadores, los únicos que agregan un valor adicional al de las materias primas y de los medios de producción utilizados -que además les son ajenos-, desplegando su fuerza de trabajo a cambio del salario/sueldo que en términos cuantitativos es siempre menor al valor de dichas mercancías. El resto (el plus-valor) es apropiado por el capitalista.1

Fue la teoría neoclásica a fines del s. XIX, precursora del neoliberalismo, que concibió categorías que adopta la teoría económica vigente junto al sentido común alienado, justificando que la masa de plusvalía expoliada a los trabajadores e invertida por el capital en su forma productiva para producir determinado tipo de mercancías, que una vez efectivamente demandadas o vendidas, resulta en una suerte de salario para el capitalista a título de beneficio o utilidad, pero multiplicado por miles o millones respecto al salario de un obrero o al ingreso de una trabajadora por cuenta propia, o al sueldo de un maestro, etc., etc.2

(más…)

Una reciente declaración de una ex embajadora, que fue además diputada y candidata para la alcaldía de la ciudad de La Paz, pone en el tapete el rol de la clase media y sus intelectuales en el desgaste del proceso de cambio.

El rol de la clase media en procesos revolucionarios ha sido siempre tema de debate permanente en la izquierda porque considerados como aliados naturales de la burguesía, tarde o temprano terminan apoyando a esta.

En nuestro país la llamada clase media comparte con las elites coloniales su concepto de progreso y desarrollo basado en la acumulación capitalista y, en lo cultural cultiva los valores occidentales, vive con los viejos aires del viejo París o las brumas londinenses y los más jóvenes con la quinta avenida o disneylandia.

(más…)

Por Ernesto Eterno | 30/05/2020 | Bolivia / Fuente: Rebelión

La maldad no cesa en su siniestra tarea de enlodarlo todo, para que no quede nada, y por siempre.

Síntesis

A seis meses desde aquel fatídico golpe de noviembre del 2019, el régimen de Jeanine Añez no ha hecho otra cosa que derrumbar toda posibilidad de reordenamiento institucional. Con una fulgurante rapidez y astucia criolla, convirtieron el Estado en un botín de guerra. No hace falta reeditar dos décadas de un nuevo ciclo neoliberal para demostrarnos que una derecha voraz y sin ningún proyecto alternativo, guiado por intereses externos, solo es capaz de ofrecer más de lo mismo: la suma de miseria moral, concentración de riqueza ilegal y condiciones explosivas de extrema pobreza, bajo el ropaje de democracia. Como corolario, el retorno enajenante a la vieja cultura de sumisión y al estandarte de la culpabilidad nacional.

El escándalo de los sobreprecios en la compra de respiradores es de proporciones simplemente dantescas, no tanto por el valor del robo, que también lo es, sino por la forma, el momento y los funcionarios que ejecutaron el atraco. Nada hace suponer que los asaltos sistemáticos ya producidos contra empresas públicas o que están ocurriendo ahora, bajo la sombra de la pandemia, no adquieran este mismo patrón criminal. Esta letal y artera puñalada en el corazón del país retrata a un gobierno convertido en una vulgar banda de asaltantes armados. Enfundados en la santa biblia y con la palabra democracia entre los dientes apretados penetraron por los pasillos del Palacio de Gobierno con la sola idea de convertir el tiempo y la oportunidad en riqueza manchada con sangre. Infamia e impostura, son las dosis diarias que alimentan su idea de poder y venganza en medio de ritos desproporcionados de codicia y lujuria. La pandemia es la coartada perfecta para sus crímenes imperfectos, represión de por medio, cubierto por una bastarda cortina de humo mediático. Nuevamente, gobernantes de cuello blanco y estilete encarnan la maldad misma como si se tratara de una peste enviada por quienes más odian nuestra patria. Si ellos son la parte grotesca del festín de bagatela, como clase tradicionalmente cleptómana, no debemos soslayar a sus patrones extranjeros que hoy ocupan, dirigen y saquean a gran escala nuestro patrimonio nacional.

(más…)

¿Qué pasó hermano David? ¿Es verdad que te retractaste de tu potente afirmación que debemos ser rebeldes, que debemos resistir a ser disciplinados, a superar los conceptos de desarrollo y el modo de vida impuesto por el sistema capitalista? Yo no creo.

Existe mucha presión para obrar en el marco de lo “correctamente político” respetando una democracia que imposibilita los cambios profundos que necesita Bolivia. Es posible que dentro del MAS existan estas corrientes conservadoras, es el riesgo natural de un “movimiento”.

Como señalaste en tu exposición, somos producto de la educación que recibimos, tanto del sistema educativo estatal, como de nuestro entorno, donde se incluye a la familia y la sociedad; para nadie es desconocido que en Bolivia existe una parte de la población que es heredera de los viejos encomenderos y que sus descendientes han impuesto esa mirada racista que nos llegó de Europa.

(más…)